Daniels

14 agosto 2018

No hay comentarios

El Bosque de El Olivar

Sin duda, la atracción más importante de San Isidro es el Bosque de Olivar, una joya natural que se destaca entre otros parques en el hemisferio, que no solo es un recuerdo vivo de la historia de Lima, sino también un gran pulmón para el ciudad. El Olivar, que solía ser parte de las tierras pertenecientes al Conde de San Isidro, se encuentra a 6 km de la Plaza de Armas de Lima, en una extensión de 87 kilómetros cuadrados de espacios verdes, siendo el centro y elemento característico del distrito.

 

En 1560, Don Antonio de Rivera trajo al Perú, desde Sevilla, varios olivos, pero solo tres lo hicieron vivo aquí. Estos tres árboles supervivientes fueron plantados en la región de Huatica. La extensión de los olivos era admirable y en 1730 se confirmó que había 2.000 árboles. Cien años después, en 1828, sus números excedieron los 2828 árboles. El bosque El Olivar fue declarado Monumento Nacional por Resolución Suprema 5773 el 16 de diciembre de 1959.

El encanto de El Olivar no se limita al paisaje. En esas exuberantes copas de los árboles anida el más diverso microsistema de aves en toda Lima. Entre estos, algunos que se destacan son el Turtupilín, el Botón de Oro, el Violinista y el Gavilán Acanelado. Junto con otras aves encantadoras, forman un total de 30 especies que se pueden ver en tours especializados de observación de aves.

 

Este hermoso lugar es el sector más representativo de San Isidro y simboliza la tradición virreinal y republicana de nuestro distrito. En él, y su entorno, se ubica la sede del Gobierno Municipal, el Centro Cultural El Olivar, que alberga la Biblioteca Municipal, la Biblioteca Infantil, el Auditorio, la Sala de usos múltiples y la Galería de Arte. La laguna en El Olivar, con sus dispositivos de agua y luces y la pérgola rejuvenecida también forman parte de esta maravillosa atracción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − ocho =